Escritura Terapéutica - Sakina psicología, acupuntura y formación
18329
post-template-default,single,single-post,postid-18329,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Escritura Terapéutica

Escritura Terapéutica

Las cosas que no he dicho vagan por mi interior como fantasmas lastimeros. A. Polgar

La escritura es una de las grandes herramientas terapéuticas de las que disponemos para infinidad de problemáticas. Si bien, no vale para todo y para siempre, es un gran apoyo en diversas situaciones y no posee ninguna contraindicación.

Principalmente puede ser muy  apropiada frente a dos situaciones muy comunes ante una problemática. El hecho de hablar demasiado y el hecho de no hablar nada. En las dos suele ser el medio alternativo más idóneo.

Sólo existe una única condición: no volver a leer nunca lo que se escribe. Si no, es como sacar la basura por la puerta y volver a meterla por la ventana. Hay que destruirlo una vez escrito.

Si escribo lo que siento, es porque al escribir disminuyo la fiebre del sentir. F. Pessoa

Al escribir se suelen producir diferentes efectos psicológicos. El primero de ellos es la ventilación emocional, es decir, me desahogo. Lo único, recordar, que no hay que leerlo nunca.

El segundo efecto que se produce es que nos permite generar una distancia psicológica respecto de la situación. Lo que por un lado nos permite una mejor elaboración emocional del problema, y por otro, una perspectiva más global. Una perspectiva que nos permite tomar mejores decisiones e incrementar nuestras probabilidades de llevarlas a la práctica.

Y el último, sería la oportunidad de alcanzar una mayor integración y coherencia de nuestra psique. Es decir, un mejor modo de insertarnos en lo real, armonizándonos con nuestro entorno, mejorando nuestras relaciones con nosotros mismos, con los otros y lo otro.

Así pues, exteriorizar nuestras preocupaciones, miedos, esperanzas, recuerdos, sufrimientos, etc, no solo nos permite desahogarnos, sino también alcanzar una perspectiva más global de nuestra situación vital y por lo tanto una mayor integración. Tanto en nuestra interioridad como en nuestra exterioridad las cosas se integran en un ordenamiento más saludable, más funcional de nuestra cotidianidad.

1 Comment
  • Carmen
    Escrito a las 18:09h, 20 enero Responder

    Fantástica explicación!

Escribe tu comentario

WhatsApp chat